Quote Pull       Se podría decir mucho más, incluyendo el hecho de que además de una aversión psicológica y psiquiátrica a cualquier evidencia de vidas pasadas, una buena parte del dogma cristiano se oponía a esa noción. El pensamiento es complejo y se halla muy profundamente enraizado en una ortodoxia cristiana donde el atractivo central era una esperanza de resurrección física. En pocas palabras, sin embargo, el argumento es este: si, como se sugiere en varios escritos gnósticos, el alma humana estuviera destinada a renacer, entonces, obviamente, la amenaza de condenación eterna tendería a perder su fuerza. Lo cual no quiere decir que el pecador no sufriera bajo la doctrina gnóstica. Por el contrario, la tierra misma se convertía en el infierno sin fin para quienes vivían, vida tras vida, sin disfrutar de la gracia de Dios. Sin embargo, desde un punto de vista estrictamente ecuménico, una doctrina de reencarnación tendía a minar la autoridad de la Iglesia como el único medio de salvación y vida eterna a través de la gracia de Cristo. Además, tendía a minar fuentes claves de ingresos para la iglesia, las cuales definitivamente incluían la venta de indulgencias. Consecuentemente, vino la cancelación formal de todas estas doctrinas con el segundo concilio de Constantinopla en el año 553 d. C.

[Picture]


      Por supuesto, nada de esto estaba presente dentro del pensamiento de Ronald. Más bien, sus intereses se mantuvieron puramente prácticos y determinados sólo por su funcionalidad. ¿Se beneficiaban o no, los que recibían auditación al tratar lo que se percibía como experiencia traumática de una vida anterior? Ningún otro factor, ya fuera político o filosófico, se consideraba pertinente. Aparte de eso (y esto en términos absolutos, a miembros de la junta de la Fundación): “Ustedes no pueden aprobar resoluciones para decir lo que hay o no hay en la mente humana”.

      Se reproduce a continuación la nota introductoria a lo que se puede considerar como la culminación de esa búsqueda, ¿Ha vivido usted antes de esta vida?, de 1960. El texto consta de cuarenta y dos casos en los que se usaron los procedimientos de auditación avanzados de Cienciología para aliviar dificultades que provenían de vidas pasadas. Lo que esos cuarenta y dos casos nos dicen en un contexto filosófico más amplio es, sin duda, monumental, y atañe a toda nuestra existencia... incluyendo la sorprendente proposición, que L. Ronald Hubbard expone con tanta franqueza: “Lo que creamos en nuestras sociedades a lo largo de esta vida, nos afecta a lo largo de nuestra siguiente vida”. Los resultados de aquellos procedimientos de auditación de Scientology fueron igualmente sorprendentes; por ejemplo, hay bastantes casos documentados en los que a víctimas de la poliomilitis, inválidas y sin esperanza, se les hizo recuperar la movilidad completa después, y sólo después de que se trataran vidas pasadas. Por último, para aquellos que estén intrigados por esos detalles, estaba el caso subsiguiente de una joven ciencióloga que no sólo recordó las circunstancias de su vida pasada, sino el lugar exacto de su entierro. Después de eso, se dirigió al patio de una iglesia en el sur de Inglaterra y allí, exactamente como lo había recordado en el curso de su auditación, se encontraba la lápida sepulcral, de otra manera olvidada, con su nombre anterior.End Text



| Anterior | Glosario | Índice | Siguiente |
| Encuesta | Sitios afines | Librería | Página principal |
L. Ron Hubbard the Philosopher | L. Ron Hubbard, Der Philosoph | L. Ronald Hubbard: El Filósofo | L. Ron Hubbard, Le Philosophe | L. Ron Hubbard: Il Filosofo

info@scientology.net
© 1997-2004 Iglesia de Scientology Internacional. Todos los derechos reservados.

Para información sobre marcas registradas