Port Orchard, Washington

      Todo comenzó con una operación: me dieron gas como anestesia, y mientras estaba bajo sus efectos, mi corazón debió dejar de latir, pues con terror supe que me deslizaba a través de la Cortina y me adentraba en la tierra de las sombras. Era como bajar deslizándose atropelladamente hacia el interior de un torbellino de color escarlata, y saber que uno estaba muriéndose y que el proceso de morir distaba mucho de ser placentero.

      Durante mucho tiempo después supe que “La muerte está a ocho pulgadas por debajo de la vida”.

      Trepar para volver a salir del cono fue un trabajo terrible, porque algo no quería dejarme atravesar el muro para regresar, y entonces, cuando yo deseé mi salida, la determiné contra toda oposición.

      Y algo empezó a gritar: “¡No dejen que él lo sepa!”; y luego más débilmente: “No dejen que él lo sepa”.

      A pesar de estar trastornado en extremo, me encontraba bastante racional cuando me recuperé. La gente a mi alrededor parecía asustada, más asustada de lo que yo estaba. Yo no pensaba en lo que me acababa de pasar tanto como en lo que sabía. Todavía no había regresado completamente a la vida. Aún estaba en contacto con algo. Y en ese estado permanecí durante algunos días: todo el tiempo dándole vueltas en la cabeza a lo que sabía. Estaba claro que si tan sólo pudiera recordar, tendría el secreto de la vida. Esto, en sí, era suficiente para volverse loco: tan ilusoria era esa información que simplemente estaba fuera del alcance. Y entonces una mañana, tan pronto me desperté, me vino. Me bajé de mi elevada litera marinera, y me dirigí hacia mi máquina de escribir. Y empecé a escribir furiosamente ese secreto; y cuando ya había escrito diez mil palabras, entonces lo supe aun más claramente: destruí las diez mil y empecé a escribir de nuevo.




Excálibur por L. Ronald Hubbard



| Anterior | Glosario | Índice | Siguiente |
| Encuesta | Sitios afines | Librería | Página principal |
L. Ron Hubbard the Philosopher | L. Ron Hubbard, Der Philosoph | L. Ronald Hubbard: El Filósofo | L. Ron Hubbard, Le Philosophe | L. Ron Hubbard: Il Filosofo

info@scientology.net
© 1997-2004 Iglesia de Scientology Internacional. All Rights Reserved.

Para información sobre marcas registradas